Lema y objetivos

Una vez más, con renovada ilusión y con el deseo de seguir haciendo escuela y educando personas, dedicamos un curso completo, en todos sus ámbitos, desde todas las áreas, a todos los niveles, todas las comunidades educativas FEC (alumnos, educadores y familias), a trabajar desde un valor institucional. Este curso 2016-2017, en el marco de la celebración del 25 aniversario de la Fundación Educación Católica (1992-2017), el valor en torno al que nos vamos a organizar y desde el que vamos a educar, evangelizar, innovar, trabajar y celebrar juntos es el valor de la UNIDAD.

La unidad es la “capacidad de ser juntos, compartiendo, aportando y recibiendo de los demás, para formar un todo unidiverso, de manera que no pueda fragmentarse sin perder la identidad de lo que somos”. Esta unidad implica vínculos, lazos, diversidad, aportaciones, crecimiento, construcción, intercambio, unión, enriquecimiento, amor, entrega, fe, renuncia, colaboración, proyectos y sueños compartidos.

El lema que hemos pensado para enmarcar todo el trabajo en torno al valor de la unidad es ¡Somos! (We are!). El texto bíblico en el que nos apoyaremos será el siguiente fragmento del evangelio de Juan: “Para que todos sean uno” (Jn 17,21a), unas palabras pertenecientes a la famosa oración sacerdotal de Jesús presente en el capítulo 17 del evangelio de Juan. Un texto en el que Jesús pide para nosotros la unidad. Pero no cualquier unidad, sino la unidad en el amor, la misma unidad de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo que son una misma cosa en el amor. Así nosotros, no nos uniremos por nuestras ideas ni por nuestras diferencias sino por el amor de Dios que nos habita y que hacemos crecer en nuestro corazón. Yo en ellos y Tú en mí. A esto nos llama Jesús: a ser uno como él y el Padre son uno.

“La actitud de Jesús nos dice que confrontarse con los que son diferentes de nosotros puede hacernos crecer. Los seres humanos tenemos sed de encuentro, de entablar diálogo con los otros, de comprender juntos en profundidad lo que nos une. La unidad no es el resultado de refinadas discusiones teóricas. Debemos reconocer que nos necesitamos unos a otros, necesitamos encontrarnos y confrontarnos bajo la guía del Espíritu Santo, que armoniza la diversidad y supera los conflictos. Por obra del Espíritu, nos hemos convertido en uno con Cristo, hijos en el Hijo. Este misterio de amor es la razón más profunda de unidad. Hemos de evitar cerrarnos en los propios particularismos y exclusivismos, así como imponer uniformidad según los planes meramente humanos. El compromiso común de anunciar el Evangelio permite superar toda forma de proselitismo y la tentación de la competición. Todos estamos al servicio del único y mismo Evangelio”.

Papa Francisco, 25 de enero 2015

Objetivo general y objetivos específicos para el curso 2016-2017

El objetivo general de este curso es: Reconocer en uno mismo y en los demás la riqueza que favorece el crecimiento común desde la diversidad y educaren esa dimensión personal y social de la unidad, de modo que nuestras comunidades educativas y cada una de las personas que las conformamos la valoremos, la practiquemos y la fomentemos con nosotros mismos, con los demás, con Dios y con el entorno en el que vivimos, al estilo del Dios de Jesús.

Este objetivo general pretende que los alumnos descubran que lo que son es fruto del encuentro con otros y hace posible el proyecto común. El “somos” solo es posible con el “soy” de cada uno.

Objetivos específicos

Teniendo en cuenta las cuatro grandes relaciones que trabajamos a nivel pedagógico-pastoral en nuestros centros, los objetivos específicos serían:

Con uno mismo

1. Conocerse, aceptarse, y cuidarse valorando la importancia del SER humano.

2. Presentar una actitud acorde con el sentimiento de unidad.

3. Reflejar la alegría que produce ser partícipe de un todo…

4. Favorecer el autoconocimiento y conocimiento mutuo a través de la expresión de sentimientos.

5. Trabajar desde todos los ámbitos la importancia de sabernos uno, únicos, llamados y necesitados de la complementariedad de los demás para ser lo que somos.

 

Con los demás

1. Educar personas asertivas, empáticas y solidarias.

2. Mostrar una actitud de acogida integrando las diferencias.

3. Desarrollar un espíritu constructivo con la capacidad de estar al servicio a los demás.

4. Conocer la Fundación Educación Católica como ejemplo de unidad en la diversidad.

5. Acompañar a nuestros alumnos para que se den cuentan que siendo diversos somos una Unidad.

Con Dios

1. Profundizar en la relación con Dios desde la “UNIDIVERSIDAD”.

2. Promover la oración como agradecimiento de sabernos parte de una misma familia.

3. Comprender y fomentar los valores del evangelio, especialmente haciendo más hincapié en la UNIDAD, al estilo de Jesús.

4. Descubrir en Jesús un hombre cordial, pacífico, cercano e integrador de lo diverso.

5. Celebrar con alegría lo que somos.

Con el entorno

1. Valorar los bienes y producciones propias y ajenas de las personas.

2. Mantener el patrimonio natural y humano promoviendo actitudes sostenibles con una visión ecológica del medio ambiente.

3. Cuidar y mejorar actitudes que generen la cohesión entre las personas y el entorno.

4. Despertar una mirada nueva y reflexiva para sentirnos implicados con la realidad más cercana y promover el deseo de vivir la dimensión de la justicia y solidaridad.

5. Cuidar y valorar el entorno que nos rodea porque todos formamos parte del universo.